¿Sabías que?

¿SABÍAS QUE 1 DE CADA 3 TIPOS DE CÁNCER EN EL MUNDO ES DE PIEL?

De acuerdo con la Fundación de cáncer de piel (Skin Cancer Foundation) 1 de cada 3 tipos de cáncer a nivel mundial es de piel. La Organización Mundial de la Salud reporta que se diagnostican entre 2 y 3 millones de casos de cáncer de piel no melanoma y alrededor de 132,000 casos nuevos de melanoma al año2, siendo este último el responsable del 80 por ciento de las muertes por cutáneo. El Instituto Nacional de Cancerología (INCan) reportó que en México, el melanoma aumentó de 300 a 500 por ciento en los últimos años.

¿SABÍAS QUE EL BRONCEADO ES UNA REACCIÓN DE DEFENSA NATURAL DE LA PIEL?

Bajo la influencia de los rayos ultravioleta B, los melanocitos sintetizan melanina. Como consecuencia, el bronceado surge al cabo de algunos días. El bronceado es capaz de absorber hasta el 90 % de los rayos UVB, representando una protección importante para la piel. sin embargo, no es una protección suficiente para que la piel consiga defenderse adecuadamente de los efectos nocivos del sol, por ejemplo el bronceado no impide la absorción de los rayos UVA. El bronceado acelera la aparición de arrugas, manchas oscuras y flacidez; y a largo plazo, la acción conjunta de los rayos UVA y los UVB son responsables de la aparición del cáncer cutáneo.

¿SABÍAS QUE EL 90% DEL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO ES PROVOCADO POR EL SOL?

Los rayos solares tienen una acción muy agresiva en la piel. De hecho, son los principales causantes de la agravación del proceso fisiológico del envejecimiento de la piel. La radiación solar incrementa la producción de radicales libres a nivel cutáneo y provocan lesiones irreversibles a nivel de las capas profundas de la piel como pérdida de elastina y colágeno, lo que se refleja en la pérdida de firmeza y aparición de arrugas. Los rayos UVA son los principales responsables del envejecimiento foto-inducido. Su acción es sigilosa puesto que provocan quemaduras solares pero la aparición de arrugas solo es visible después de muchos años. A nivel de las zonas expuestas al sol, se observa une piel engrosada, arrugada, pérdida de firmeza, pigmentaciones irregulares y lesiones actínicas (pre-cáncer).

¿SABÍAS QUE LA LUZ SOLAR PROVOCA DAÑOS EN LA PIEL?

Las radiaciones emitidas por el sol como la radiación ultra-violeta, la luz visible y la radiación infrarroja producen daño directo e indirecto a la piel (mutaciones en el ADN y oxidación celular, respectivamente). Estos efectos se manifiestan con la presencia de manchas rojas u oscuras, envejecimiento cutáneo y formación de cáncer de piel1, el cual se divide en dos tipos principales: no melanoma (baso-celular y espino celular) y melanoma.

¿SABÍAS QUE EL CÁNCER DE PIEL SE PUEDE PREVENIR?

La exposición al sol es el factor de riesgo más prevenible para todos los efectos nocivos del sol como manchas, arrugas y cánceres de piel. Esto es lo que puedes hacer:

  • Aplica un protector solar con un amplio espectro, resistente al agua y con un Factor de protección solar (SPF) de 30 o más en toda la piel expuesta. “Amplio espectro” proporciona la protección contra los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB). Reaplica aproximadamente cada dos horas, incluso en días nublados y después de nadar o sudar.
  • Usa ropa protectora, como una camisa de manga larga, pantalones, un sombrero de ala ancha y anteojos de sol, siempre que sea posible.
  • Busca la sombra cuando sea apropiado. Recuerda que los rayos del sol son más fuertes entre las 10:00 de la mañana y las 2:00 de la tarde. Si tu sombra es más pequeña que tú, busca la sombra.
  • Ten más cuidado cerca del agua, la nieve y la arena, estas superficies reflejan e intensifican los rayos dañinos del sol, aumentando las probabilidades de quemarse en el sol.
  • Evita las camas de bronceado. La luz ultravioleta del sol y de las camas de bronceado pueden causar cáncer de piel y arrugas. Si quieres estar bronceado, considera el uso de un producto de autobronceado o spray, pero continúe usando un protector solar.
  • Acude regularmente al dermatólogo (por lo menos una vez al año) para realizarte un examen completo de la piel para poder detectar cualquier riesgo. Cuando se detecta de forma temprana en un estado poco desarrollado, el cáncer de piel puede ser curado en la mayoría de los casos. En cambio, si se diagnostica tardíamente el melanoma se vuelve peligroso debido a que puede extenderse a otras partes del cuerpo (metástasis) y los tratamientos son menos eficaces.

¿SABÍAS QUE EXISTEN 3 PRINCIPALES TIPOS DE CÁNCER DE PIEL?

Carcinoma Basocelular
Es la forma más común de cáncer de piel, aunque también la menos peligrosa. Normalmente se presenta como un “bulto” de color en la piel, brillante, de apariencia aperlada, una herida que no se cura o un “bulto” ligeramente cubierto por una costra que crece lentamente con el paso del tiempo (durante meses o años). Si no se trata, puede ulcerarse e invadir tejidos en profundidad, pero no produce metástasis.

Carcinoma Espinocelular o Epidermoide
Se trata del segundo tipo más común de cáncer de piel y aparece en aquellos lugares que han estado expuestos al sol de forma prolongada, como la cara y el cuero cabelludo. Se presenta como una costra abultada que puede crecer rápidamente y puede llegar a ulcerarse y supurar. Puede extenderse con rapidez, especialmente si se encuentra en los labios, las orejas, los dedos de las manos y los dedos de los pies, o en pacientes inmunodeprimidos. Resulta esencial tratar este tipo de tumores porque tiene un mayor potencial de desarrollar invasión local y metástasis.

Melanoma
Es el tipo de cáncer de piel menos frecuente, pero también el más peligroso. Puede desarrollarse en personas de cualquier edad, a diferencia de otros tipos de cáncer de piel que son más comunes en personas mayores. Con apariencias muy diferentes, puede presentarse como una mancha pigmentada que se vuelve oscura, que puede desarrollar bordes irregulares, diferentes colores con el paso del tiempo, o convertirse como en un “bulto” rosado o rojizo que crece rápidamente. Puede extenderse internamente (dar metástasis), por lo que es necesario tratarlo lo antes posible. (Fuente: Euromelanoma)

¿SABÍAS QUE PUEDES APRENDER A VIGILAR TU PIEL?

El cáncer de piel es cada vez más frecuente. Cuanto más pronto se detecta, mayores son las probabilidades de curación, por lo que es importante aprender a vigilar la piel y consultar al dermatólogo a la menor duda.

En el caso del cáncer de piel no melanoma, una herida que no cicatriza, un grano o la costra de una herida que persiste y se modifica; todos estos signos son señales de alarma que deben llevarte a consultar un dermatólogo.

El melanoma se manifiesta esencialmente de dos maneras:

  1. Por la aparición de una pequeña mancha pigmentada sobre la piel sana (casos más frecuentes).
  2. Por la modificación de un lunar (nevos pigmentarios) preexistente. Para detectar el Melanoma oportunamente, aprende a vigilar tu piel oportunamente con la regla del ABCDE que te permitirá memorizar los signos que deben alertarte:

¿SABÍAS QUIEN TIENE MÁS RIESGO DE DESARROLLAR CÁNCER DE PIEL?

Cualquier persona, a cualquier edad, puede desarrollar un cáncer de piel. Este tipo de cáncer es más común en personas de más de 50 años, en personas que se han expuesto al sol de forma prolongada y en personas que tienen algunas características de piel, pero es importante subrayar que también puede producirse en personas que no tienen ninguna característica de riesgo.

Tienen un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de piel aquellas personas que tienen al menos una de las siguientes características:

  • Tienen la piel clara o con facilidad para sufrir de quemaduras solares
  • Han sufrido de quemaduras solares en la infancia, o con frecuencia en la edad adulta
  • Pasan mucho tiempo al sol (ya sea por ocio o trabajo)
  • Utilizan cabinas de bronceado
  • Tienen más de 50 lunares en todo su cuerpo
  • Tienen algún familiar con cáncer de piel
  • Tienen más de 50 años
  • Se les ha realizado un trasplante de órganos

(Fuente: Euromelanoma)

¿SABÍAS QUE EL DERMATÓLOGO ES EL MÉDICO ESPECIALIZADO EN DETECTAR EL CÁNCER DE PIEL?

El dermatólogo es el médico que se especializa en tratar la piel, el pelo y las uñas. Los dermatólogos diagnostican y tratan más de 3,000 enfermedades y afecciones, entre ellas, el melanoma y el cáncer de piel (no melanoma). (Fuente: American Academy of Dermatology)

Por medio de un examen sencillo y sin dolor el dermatólogo puede detectar una lesión sospechosa de cáncer de piel. Es una práctica diaria en su consultorio que se realiza por medio de un examen visual de toda la piel del cuerpo con el objeto de ubicar las manchas o lunares que sean sospechosos de cáncer. El dermatólogo utiliza un dermatoscopio, lupa que permite ver a través de la primera capa de la epidermis. Si se localiza una mancha o un lunar sospechoso, el dermatólogo decidirá si se mantiene bajo vigilancia para ver su evolución o bien si se retira y se manda analizar.

Consulta y habla con tu dermatólogo quien te podrá ayudar a evaluar tu riesgo y te aconsejará sobre la frecuencia de los exámenes de detección.

Referencias: 1. Jansen R, Wang SQ, Burnett M, Osterwalder U, Lim HW. Photoprotection: part I. Photoprotection by naturally occurring, physical, and systemic agents. J Am Acad Dermatol. 2013;69(6): 853.e1-12. 2. World Healt Organization. Ultraviolte radiation. Skin cancers. WHO 2020. En: https://www.who.int/uv/faq/skincancer/en/index1.html 3. Alvarado I. Melanoma, responsable del 80 por ciento de muertes por cáncer de piel. Gaceta UNAM, 28/06/2019. En: https://www.gaceta.unam.mx/melanoma-responsable-del-80-por-ciento-de-muertes-por-cancer-depiel/ 4. Barber K, Searles GE, Vender R, Teoh H, Ashkenas J. Non-melanoma Skin Cancer in Canada Chapter 2: Primary Prevention of Non-melanoma Skin Cancer. Journal of Cutaneous Medicine and Surgery 2015; 1-11.